Totem 1

Título: TÓTEM

Año: 2023

Duración: 95 min.

País: México

Dirección: Lila Avilés

Guion: Lila Avilés

Reparto: Naíma Sentíes, Monserrat Marañón, Marisol Gasé

Música: Thomas Becka

Fotografía: Diego Tenorio

Sección: Oficial

Nota: 9

COMENTARIO CRÍTICO:

Es poco probable que en lo que queda de Berlinale 2023 irrumpa una proeza cinematográfica capaz de arrebatarle a la joven directora mejicana Lila Avilés el Oso de Oro de esta edición. TÓTEM va directa a por él con todo merecimiento. Nos hallamos frente a una monumental disertación sobre la muerte, incoada desde la óptica voluntariosa, ingenua y secretamente angustiada de una niña de unos diez años de edad, que no hace sino implorar por todos los medios a su alcance que su padre "deje de estar malito". El final de la existencia humana, por lo tanto, como interrogante con la respuesta escrita en una hoja siempre en blanco. La vida, como pregunta respondida con un fundido en negro sepulcral. Todo, volvemos a incidir, desde el punto de vista, inocente y ávido, de una pequeña valiente, convencida de que puede luchar en silencio para ganar la batalla de su padre que ella se niega a dar por perdida. Desde esa perspectiva ingenua, temerosa y animada, TÓTEM dictamina un populoso ajetreo observacional que bascula desde el marco general una verdad ambiental no dicha hasta la díscola tozudez de quien se niega a acatarla.

Lo más fascinante de esta trágica reflexión existencial es la original urdimbre narrativa gestada por la realizadora para dar cabida al planteamiento impelidor del relato. Lejos de plegarse a un formato lineal clásico, es decir, constreñir la magnitud esperanzada y, al tiempo, amedrantadamente subjetiva, de esta trémula fábula luctuosa dentro de un cuento fílmico convencional, asistimos a un muy exigente dispositivo escénico, fundamentado en la escrutación de una fiesta de cumpleaños: la que, en su honor, organiza la familia de Tona, un joven pintor bastante mermado físicamente por un cáncer en estado muy avanzado de progresión. Allí llega Sol, su hija, dispuesta a sorprenderlo con un número musical para el que lleva como atrezzo una nariz de payaso, una gran peluca de colores y, fundamentalmente, la fe en que todo su esfuerzo, su voluntad, y sus prédicas han de tener el poder de sanar a un padre que adora.

El film, lejos de centrarse en esta premisa paterno-filial, tiene el arrojo de hacer, de la intromisión en los preparativos finales y en la propia celebración, una oportunidad inmiscuidora que aprovecha al máximo. La familia al completo queda expuesta a una rauda y fulminante radiografía en la que  cada personaje tendrá la opción de ser ahondado aprovechando su disposición para el festejo. La cámara se cuela con animo disimulador en esta fiesta que apenas tardará en significarse como su contracara velatoria. Se presiente que ese cumpleaños sopla una inminente despedida. La realizadora no menoscaba luz aferrándose a la irrupción de no pocas vicisitudes humorísticas, ni amortigua las sombras de un hogar amenazado de luto, de hartazgos de sí mismos, y de la terrible decepción de una niña a la que nadie deja ver a su papá porque está cansado. Grandioso, sensible, vívido y entrecortado film sobre el adiós que no queremos dar.

Publica tu comentario en Facebook