Grupo 7 Cartel 1

Título Grupo 7

Año 2012

Duración 95 min.

País España

Director Alberto Rodríguez

Guión Rafael Cobos

Música Julio de la Rosa

Fotografía Alex Catalán

Reparto Mario Casas, Antonio de la Torre, Joaquín Núñez, José Manuel Poga, Inma Cuesta, Julián Villagrán, Estefanía de los Santos, Lucía Guerrero, Diana Lázaro

Productora Atípica Films / La Zanfoña / TVE / Canal Sur

Valoración 7.8

La trayectoria de Alberto Rodríguez es una de las más estimulantes dentro del panorama cinematográfico español de los últimos diez años. Trabajos tan recomendables como EL TRAJE, SIETE VÍRGENES  o AFTER  definen las alentadoras maneras de un director particularmente interesado en abordar experiencias cinematográficas,  bien distintas entre sí, y todas ellas saldadas con la misma solidez narrativa.

 AFTER era una severa radiografía de grupo, infringida sin contemplaciones a toda la generación de decepcionados cuarentones urbanos actuales. Un duro alegato contra la rota vacuidad de unas existencias de pronto conscientes de su cultivada infelicidad, de su premeditado fracaso.

grupo-7-pelicula-4

Los juguetes rotos del diseño capitalino del siglo XXI dan paso, en GRUPO 7, a la Sevilla inmediatamente anterior a la Expo 92. A la realidad lumpen y degradada de una gran ciudad española de los 80, que tenía que apechugar con los estertores  confinados y la miseria trampa de determinados centros neurálgicos de la droga, la delincuencia y la prostitución.

Los estragos del tráfico de estupefacientes,  anidados en la cercanía vecinal de  barrios convertidos en auténticos territorios sin ley, en los que la marginalidad no era sino el lodo perfecto dentro del que ocultar el negocio de la compra-venta  de material para la vena, para la nariz,  para la autodestrucción y para el beneficio de los dedicados a perpetuar este nefando estado de las cosas.

Digamos que, desde un punto de vista sociológico, GRUPO 7 es el reverso germinal de AFTER: lo que se cocía en inmuebles inmundos en los finales de los años ochenta, décadas más tarde, se consume en cuartos de baño de diseño caro, a capricho controlador de nuevos ricos aburridos de sí mismos y de sus renuncias. Sin embargo, lo que es diametralmente opuesto es la forma elegida para configurar el discurso.

AFTER era un drama estilizado,  y GRUPO 7 es un thriller dramático, en el que no importa tanto la introspección de los caracteres de los personajes como el avance narrativo de los hechos que se quieren contar. El último film de Rodríguez es un tajante ejercicio cinematográfico, urdido a golpe de vertiginoso cólera ajusticiador.

grupo-7-pelicula-8

El film narra el trabajo de un grupo de comisarios de policía sevillanos, encargados de limpiar de camellos y vendedores de droga una ciudad que se disponía a vestirse con unas excelentísimas  galas  universales.  Cinco años antes de la inauguración de la Expo 92, el planificado lucimiento arquitectónico y urbanístico requirió de un centrifugado sin suavizante de toda la caterva de delincuentes que hacinaban algunos barrios de la capital hispalense.

La película se centra en los modos y maneras empleados por los miembros de ese grupo. GRUPO 7 es un sólido ejercicio fílmico en el que el realizador sabe capturar el ambiente corrupto, degenerado, peligroso y enfermo por el que es ordenada a inmuscuirse la voracidad de sus protagonistas. El guion privilegia un acoso eléctrico, pegajoso, nada moral, al seguimiento de los ansiosos funcionarios.

Los planos huelen a marginalidad insoluble, a miseria complacida, a adictiva inmoralidad. La cámara de Rodríguez, fruto de ese apego a las pesquisas de los agentes, se convierte en notario frontal del submundo que éstos deben transitar. La visión que emerge de esas cloacas es muy verosímil. El nervio escénico mediante el que el realizador intenta seguirle los pasos a los protagonistas se convierte en el mejor aliado de ese verismo duro y nada forzado que se transmite.

La extralimitación de los policías nunca es juzgada, pero tampoco bendecida. Rodríguez no se detiene en ni en coartadas, ni en complacencias, ni en ensalzamientos.  El clásico esquema del gato caza ratón, llevado hasta sus más hispanas consecuencias. El film es un thriller rocoso, directo, naturalista, en el que la concatenación de acciones es el método elegido para que el espectador haga su particular análisis de los hechos, las actitudes y los personajes.

grupo-7-pelicula-11

La  película es un análisis tan áspero como válido de la trastienda sobre la que se ha construido el hedor que ahora está anegando a nuestro país. GRUPO 7 consigue ser fiel a una época muy concreta y, a la vez, logra que el espectador reflexione sobre hechos puntuales que nos conciernen en la actualidad. Las imágenes de archivo, rememoradoras de los progresos urbanísticos del gran evento,  remiten a esa falsedad perfectamente maquinada que es el discurso oficial instaurado por el poder.

Alberto Rodríguez, en definitiva, ha vuelto a dar un manotazo sobre la mesa del cine español. A los cortos de miras que desdeñan lo que hacen alguno de nuestros cineastas, más le valdría acercarse a saborear este thriller auténtico, efectivo, vibrante, y rodado con una sabiduría y un pulso que ya quisieran para sí profesionales de cinematografías más avezadas a este tipo de aventuras.

GRUPO 7, hasta la fecha, es la mejor película del cine español de este curso. Igual que nos alegramos el año pasado de que, de una vez por todas,  se le reconociera a Enrique Urbizu su valía, va siendo hora ya de que el sevillano recoja los frutos que merece su infalible trayectoria.

Publica tu comentario en Facebook