Adentro Mio 1

Título: ADENTRO MÍO ESTOY BAILANDO

Año: 2023

Duración: 117 min.

País: Argentina

Dirección: Leandro Koch, Paloma Schachmann

Guion: Leandro Koch, Paloma Schachmann

Reparto: Paloma Schachmann, Leandro Koch, Rebecca Hanover, Cesar Lerner, Perla Sneh

Fotografía: Roman Kasseroller, Leandro Koch

Sección: Encounters

Nota: 3.2

La sombra de Llinás, mucho nos tememos, más que alargada va a ser temible. Resulta ciertamente lógico y esperable que un cineasta de referencia ejerza, muy a su pesar, sin pretenderlo en absoluto, una estela influyente; que, en consecuencia, muchos otros realizadores, especialmente los debutantes, asuman la fascinación ejercida por la obra de aquel en calidad de magisterio al que seguirle la estela. Ahora mismo, hay que reconocerlo, el autor de esa obra maestra llamada LA ROSA, junto con todo el grupo de fundadores de El PAMPERO CINE, deben estar siendo asumidos en Argentina como ejemplo de urgente, inaplazable cine a seguir. El problema de tan lógico (y, por supuesto, bienvenido) seguimiento es que este se vuelva en contra de tan estimulante intencionalidad. Es razonable pensar que no todo aquel que pretenda situarse en la onda desprejuiciada, desestabilizadora y metafílmica de Llinás y compañía va a lograr los magistrales resultados de Laura Citarella, que es uno de ellos, en ese prodigio llamado TRENQUE LAUQUEN. Como muestra de esa insatisfacción, aquí tenemos ADENTRO MÍO ESTOY BAILANDO. Su pareja de creadores, Leandro Koch y Paloma Schachmann, se advierte enseguida, se inmiscuyen en esta aventura cinematográfica siguiendo paso a paso los protocolos estructurativos del grupo citado. Su film sigue ese esquema de muñeca rusa que consiste en ir abriendo capas de significado replanteador y complejizador de lo visto, convirtiendo al espectador en un ente interpelado al que dinamitar no solo las expectativas argumentales, sino las genéricas y las de la experiencia espectadora en sí misma. En esta ocasión todo principia en un fotógrafo de bodas judío que se enamora de una clarinetista de música klezmer. El flechazo le hace proponerle a esta que le siga por un viaje a Europa, porque va a hacer un documental sobre los restos de esa música en la Europa del Este. Ella accederá. La peli pretende dar cuenta de las vicisitudes de ese itinerario. ADENTRO MÍO ESTOY BAILANDO  es la suma de las anotaciones audiovisuales de ese periplo, del documental elaborado propiamente dicho, del efecto metafílmico  que convoca la mostración de los esfuerzos de la producción, de la revelación de todo el ardid manipulador, de la constatación de la existencia de un falso documental, de la lectura de un libro en alemán de contenido picaresco por parte de una señora que lee en un club de lectura, de las anotaciones de especialistas en cultura yiddish acerca de las causas de porqué esta fue arrinconada por el sionismo... Un, en definitiva, más es menos. Un empacho de sedimentos retóricos, esta es la clave, meramente acumulado. Sin sutilidad conspiradora, sin desconcierto subjetivo, sin poso reflexivo, sin nervio desconcertador brillante. No hay un ápice de ironía brotada con espontaneidad. Esta, lejos de aparecer, a pesar de ser pretendida de modo evidente, da paso nada más que a tiesura, a reiteración y a zarandeo de una perdiz, además, muy previsible. Esto es como un OPERACIÓN TRIUNFO de MUCHACHADA NUI. Bustamante nunca será Chiquito de la Calzada.

Publica tu comentario en Facebook