Mama Imagen Pelicula 3

Título: Mamá

Año 2013

Duración 100 min.

País Canadá

Director Andrés Muschietti

Guión Andrés Muschietti, Neil Cross, Barbara Muschietti (Historia: Andrés Muschietti, Barbara Muschietti)

Música Fernando Velázquez

Fotografía Antonio Riestra

Reparto Jessica Chastain, Nikolaj Coster-Waldau, Megan Charpentier, Isabelle Nelisse, Daniel Kash, Javier Botet, Jane Moffat, Morgan McGarry, David Fox, Dominic Cuzzocrea

Productora Coproducción Canadá-España; De Milo / Toma 78

Valoración 5.8

Parece ser que las terroríficas bondades de un pequeño cortometraje  llamado MAMÁ, presentado en el Festival de Cine de Sitges en 2008, llamaron la atención de ese ágil observador de oscuridades ajenas que es Guillermo del Toro. El mejicano quedó prendado por la forma en la que el argentino Andrés Muschietti saldaba en tan sólo tres minutos el difícil entuerto de describir angustiosa y siniestramente el modo en el que dos niñas intentaban zafarse de la presencia paranormal de su propia madre. Cinco años más tarde, al menos taquilleramente, cabe afirmar que la intuición del creador de HELLBOY es certerísima. El largometraje resultante de aquel embrión está arrasando en las pantallas del mundo entero.

Como no podía ser de otra forma, el trasvase de formato ha conllevado la consecuente adaptación al nuevo metraje del argumento prestado por el corto que sirve de germen para la presente propuesta. El principal escollo que Muschietti  por lo tanto debe salvar consiste en logras que  la incorporación de los nuevos elementos integrantes del ejercicio no abunden en la pérdida de la concentrada intensidad que acreditaba aquel. El añadido de componentes corre el riesgo de diluir la trabazón intensiva de lo que ya está mixturado con pertinencia. Vista MAMÁ en su nuevo formato temporal y relatante,  hemos de confirmar que la aglutinación  no conserva la rotundidad del material de partida.

Y es una pena porque MAMÁ pertenece a esa clase de films desequilibrados, un tanto deslucidos, en los que se ve a las claras el gran film que han dejado de ser, pues no son capaces de enderezar con pericia la suma de intereses que, manifiestamente, están convocados de manera nada despreciable. El espectador es convocado a un ejercicio que, tras dejar entrever una jugosa convocatoria de mimbres argumentales, permite que ésta se conforme con convertirse en mera citación superficial de todos ellos.

El film de Muschietti fundamenta su interés en el formidable planteamiento de un meollo narrativo que, posteriormente, ni está cohesionado con la hondura requerida ni está desarrollado argumentalmente con la dosificación dramática reclamada por la especialísima particularidad protagonista desde la que parte esta, en principio, interesante propuesta de cine de terror.

La película parte de un tremendo suceso dramático: un hombre que acaba de matar a su esposa en un tiroteo habido en su despacho de trabajo entra el hogar donde,  ajenas a la tragedia recién consumada, se hallan sus dos pequeñas hijas. Con ambas emprende una huida desesperada por una carretera llena de nieve. Debido a la inadecuada velocidad, el automóvil se sale de la calzada en un solitario paraje montañoso. Los tres, pese a todo, salen ilesos. 

mama-imagen-pelicula-7

El padre decide adentrarse en el bosque nevado hasta dar con una cabaña en la que corre a refugiarse y a encender un poco de fuego para sus hijas. Cuando está a punto de cometer un acto terrible, una extraña presencia fantasmagórica irrumpe en el comedor. Cinco años más tarde, gracias a los intentos del hermano del homicida, las dos niñas son descubiertas en el lugar convertidas en alimañas, en criaturas animalizadas que, gracias a las indicaciones del médico psiquiatra a cuyo cargo han ido a parar, son adjudicadas a su tío y a la pareja de éste para intentar una sociabilización de ambas. En la casa a la que son enviados, muy pronto, el fantasma a quien las niñas llaman mamá hará acto de aparición pues no quiere renunciar a la custodia de ambas.

Los mejores momentos del film se cuajan en torno a la observación del comportamiento de las dos pequeñas (magníficamente dirigidas Megan Charpentier e Isabelle Néllise). Muschietti se muestra muy sólido en analizar las disimilitudes entre ambas, pues sabe aprovechar muy bien la circunstancia que impone su diferencia de edad: Victoria es tres años mayor que Lilly y, sobre todo, no era apenas un bebé cuando ocurrieron los acontecimientos que provocaron su abandono en la cabaña y su contranatural convivencia “familiar” con ese ente que les daba cerezas con las que alimentarse. 

mama-imagen-pelicula-10

Victoria se muestra como el personaje más complejo del film, pues es el más consciente de la salvaje influencia que las acorrala, quien comienza a intuir la gravedad de esa situación y quien más va a temer por la integridad de Annabel, la pareja de su tío, la mujer a quien, pese a las iniciales reticencias, ella va a desear convertir en su nueva madre. En ese sentido resulta admirable algún hallazgo de puesta en escena como la importancia dada a las gafas de Victoria (objeto que le permitirá “ver” claramente la situación), o como la utilización de planos fijos muy bien calculados o de elegantes movimientos de cámara permiten intuir la presencia del fantasma en los aledaños de las niñas sin que sea advertido por  Annabel o los demás adultos.

Sin embargo, MAMÁ no concluye siendo el notable film de terror sicológico que apunta, pues no sabe ahondar en la beligerante disputa posesiva que dirime la fantasmagórica criatura espectral y el personaje de Annabel, más aún cuando, muy jugosamente, desde un principio ésta se caracteriza por su escasos deseos de conocer la maternidad. 

Muschietti se empecina en una no bien calibrada visualización de la primera en lugar de hurgar en, por ejemplo, el dilema de Victoria, la niña mayor, que quiere huir del dominio que ejerce en ella tanto la constante cercanía de esa mama maligna no vista como la indeclinable dependencia que su hermana menor brinda a ésta: Lilly ha sido criada por ella y, por lo tanto, se halla sometida a una subordinación umbilical imposible de ser cercenada.

mama-imagen-pelicula-17

Además de esa errónea mostración de la criatura (que desplaza al film hacia los trillados terrenos del cine de terror nipón de los años 90 en el que la presencia de horripilantes espectros fantasmales venidos desde una dimensión pretérita se convertía en el rasgo de estilo más significante –THE RING y sucedáneos-), el film, fundamentalmente, fracasa, a excepción quizás del doctor, en el chirriante perfil deshilachado, molestador, plano y chusco con el que son despachados el resto de los personajes. No resulta de recibo la forma en la que está tratado el personaje de Lucas, el tío de las niñas. Su presencia estorba a la profundidad que se desea concentrar en la casa en el que son obligados a convivir los cuatro elementos femeninos. 

MAMÁ logra sus mejores momentos cuando se detiene en la convivencia de las tres féminas protagonistas  junto con esa otra cuarta en discordia oculta, cuando la puesta en escena se esfuerza por evidenciarla frontalmente. El resto, por desgracia, deviene en relleno obstaculizador de un film que podría haber sido mucho más grande. Con todo, los logros exhibidos permiten que nos mostremos expectantes ante las próximas propuestas que pueda ofrecernos su realizador.

Publica tu comentario en Facebook